jueves, 8 de septiembre de 2011

FALSOS PROFETAS


A veces vemos en la Biblia personajes con una conducta que no permite que sean fácil de identificar falsos profetas; no obstante está escrito que vendrían falsos profetas para engañar a muchos, también dice que vendrían falsos cristos, lo cual no se refiere a Jesús, sino falsos ungidos; también dice que vendrían falsos apóstoles, de igual manera falsos maestros y falsos evangelistas y pastores. Entonces no importa qué tan connotado sea alguien, nosotros debemos ponerlo ante la palabra de Dios para ver si llena los requisitos del ministerio según la Biblia.
Pero se levantaron falsos profetas entre el pueblo, así como habrá también falsos maestros entre vosotros, los cuales encubiertamente introducirán herejías destructoras, negando incluso al Señor que los compró, trayendo sobre sí una destrucción repentina. (2 Pedro 2:1 LBLA)
De lo que está refiriéndose la cita anterior es que los profetas falsos no eran personas extrañas al pueblo, y si le aplicamos la formula que dice en el Nuevo Testamento que lo escrito en el Antiguo Testamento es una sombra de lo que nos sucederá, podemos decir que los falsos profetas saldrán dentro del pueblo actual, de Dios. De tal manera que esos falsos profetas, han desviado el corazón de algunos apóstoles, incluso han logrado que dejen su ministerio para ir detrás de lo que los profetas le han trasladado. Es por eso que los que podamos tener el don de profecía debemos tener cuidado en estar seguros de lo que hablaremos; seguros que es palabra de Dios y no de nuestra alma.
Así dice Jehová de los Ejércitos, el Dios de Israel, acerca de Acab hijo de Colaya, y de Sedequías hijo de Maasías, que os profetizan mentira en mi nombre: He aquí que los entregaré en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, el cual los matará delante de vuestros ojos: (Jeremías 29:21 VMP)
Muchos de estos profetas, se levantaron para profetizar lo que el pueblo quería escuchar, excepto Elías, pero este profeta andaba solitariamente por el problema que se suscito con Jezabel. Pero entonces Jeremías estaba profetizando que venía una destrucción sobre Israel, aunque ya se habían llevado algunos vasos a Babilonia, el rey regresaría para llevarse los vasos que quisiera, pero al llevarse al pueblo de Israel, el rey de Babilonia levantaría profetas para que dijeran lo que é quería y todos se acomodaron a eso, a tal grado que Jeremías había quedado como falso profeta, no obstante siendo el único en ese tiempo que hablaba de parte de Dios.
El movimiento de falsos profetas no se quedó en el pasado, porque en la actualidad han surgido falsos profetas, comprometiendo a muchos, especialmente en carreras políticas y con la proximidad que tienen esas actividades en Guatemala; cabe mencionarlo en este momento. Pero el profeta verdadero de Dios, puede venir con una profecía que quizá no nos agrade, pero es mejor que nos digan la verdad aunque no nos agrade, a que nos estén diciendo solamente lo que nos guste oír y que todo sea una falsedad.
Los profetas falsos habían hablado lo que el pueblo quería escuchar y Nabucodonosor llegó porque el pueblo andaba en pecado y Dios lo permitió porque le habían dado la espada. Jeremías estaba hablándoles lo que Dios le decía, sin embargo Jeremías padecía porque no le creían, incluso confrontaba a los profetas falsos como lo vemos en el siguiente versículo:
Y el profeta Jeremías dijo al profeta Hananías: Escucha ahora, Hananías, el SEÑOR no te ha enviado, y tú has hecho que este pueblo confíe en una mentira. (Jeremías 28:15 LBLA)
Jeremías era conocido como el profeta llorón y en algún momento lloró por el cumplimiento de sus profecías.
Por tanto, así dice el SEÑOR: "He aquí, te voy a quitar de sobre la faz de la tierra. Este año morirás, porque has aconsejado la rebelión contra el SEÑOR." (Jeremías 28:16 LBLA)
El profeta falso aconseja rebelión pero el profeta verdadero, aconseja o devela la verdad que alguien quiera estar ocultando; para que esté confrontado delante de Dios; pero no puede estarle dando órdenes a nadie para que haga o no lo que otro debe hacer. Lo lamentable es que muchos cristianos andan detrás de profetas falsos para que les profeticen lo que ellos quieres escuchar y eso lo que ocasiona es que los profetas falsos se sientan con más lugar de seguir haciendo ese tipo de trabajos.
Entonces no se trata de que los profetas se promuevan solos, sino que, deben ser enviados y en este tiempo los que deben hacerlo son los apóstoles verdaderos. Los profetas son de muchas bendición, pero de mucho peligro si no se sujetan a sus autoridades que en este caso, nuevamente deben ser apóstoles de parte de Dios.
Envía un mensaje a todos los desterrados, diciendo: "Así dice el SEÑOR acerca de Semaías el nehelamita: 'Por cuanto Semaías os ha profetizado sin que yo lo haya enviado, y os ha hecho confiar en una mentira... (Jeremías 29:31 LBLA)
Semaías significa: el que es oído por el Señor y el nehelamita significa: el que viene de un sueño; es por eso que debemos tener mucho cuidado con los sueños o los que dicen que pueden interpretar los sueños; porque pueden desviar al que esté esperando respuesta de lo que ha soñado y lo primero que le digan, eso tomará para sí y si la interpretación es dada por uno que es profeta falso, le pueden acarrear problemas muy serios.
Las profecías nos tienen que confirmar en nuestro interior sobre algo que esperamos, pero sin que eso se convierta en una especie de adivinanza, porque pueden desviar a cualquiera que no esté firme en la palabra de Dios. Debemos recordar que el lenguaje de Dios es por medio de los sueños pero también surgen sueños que provienen del diablo, otros del alma y otros del cuerpo. Cuando alguien está soñando que tienen necesidades fisiológicas, pueden ser sueños causados por el cuerpo. Debemos tener cuidado con los sueños cuando no son de Dios y cuando sí lo sean, debemos obedecerle principalmente cuando Dios nos lo ha interpretado por medio de Sus vasos.
Y Sedequías, hijo de Quenaana, se había hecho unos cuernos de hierro y decía: Así dice el SEÑOR: "Con éstos acornearás a los arameos hasta acabarlos." Y todos los profetas profetizaban así, diciendo: Sube a Ramot de Galaad y tendrás éxito, pues el SEÑOR la entregará en manos del rey. Y el mensajero que fue a llamar a Micaías le habló, diciendo: He aquí, las palabras de los profetas son unánimes en favor del rey. Te ruego que tu palabra sea como la palabra de uno de ellos, y que hables favorablemente. Pero Micaías dijo: Vive el SEÑOR que lo que el SEÑOR me diga, eso hablaré. Y cuando llegó al rey, el rey le dijo: Micaías, ¿iremos a Ramot de Galaad a pelear, o debemos desistir? Y él le respondió: Sube, y tendrás éxito, y el SEÑOR la entregará en manos del rey. Entonces el rey le dijo: ¿Cuántas veces he de tomarte juramento de que no me digas más que la verdad en el nombre del SEÑOR? Y él respondió: Vi a todo Israel esparcido por los montes, como ovejas sin pastor; y el SEÑOR dijo: "Estos no tienen señor, que cada uno vuelva a su casa en paz." Y el rey de Israel dijo a Josafat: ¿No te dije que no profetizaría lo bueno acerca de mí, sino lo malo? Respondió Micaías: Por tanto, escucha la palabra del SEÑOR. Yo vi al SEÑOR sentado en su trono, y todo el ejército de los cielos estaba junto a El, a su derecha y a su izquierda. Y el SEÑOR dijo: "¿Quién inducirá a Acab para que suba y caiga en Ramot de Galaad?" Y uno decía de una manera, y otro de otra. Entonces un espíritu se adelantó, y se puso delante del SEÑOR, y dijo: "Yo le induciré." Y el SEÑOR le dijo: "¿Cómo?" Y él respondió: "Saldré y seré espíritu de mentira en boca de todos sus profetas." Entonces El dijo: "Le inducirás y también prevalecerás. Ve y hazlo así." Y ahora, he aquí que el SEÑOR ha puesto un espíritu de mentira en boca de todos estos tus profetas; pues el SEÑOR ha decretado el mal contra ti. (1 Reyes 22:11-23 LBLA)
Cuando vemos el contexto, podemos ver que había un profeta de Dios: Micaías y le pidieron que dijera su profecía y lo hizo de acuerdo a lo que Dios tenía que decirles; pero el rey no se lo aprobó. Pero entonces Sedequías estaba seguro que su profecía venia de un espíritu, lo que no sabía es que era mentira; es por eso que cuando venga una palabra de parte de un profeta, debemos discernirlo adecuadamente porque podría no ser una profecía de parte de Dios, sino movida por espíritus.
El anciano y venerable es la cabeza, y el profeta que enseña la mentira, es la cola. (Isaías 9:15 LBLA)
Lo que debemos resaltar en este momento es que ese profeta se había salido de lugar profetizando con mentira. Debemos saber que el Pastor y Apóstol son los que tienen las cinco unciones ministeriales, no así el Profeta, el Evangelista y el Maestro, ellos tienen que concretarse a realizar su llamamiento delante de Dios.
Y el otro le respondió: Yo también soy profeta como tú, y un ángel me habló por palabra del SEÑOR, diciendo: "Tráelo contigo a tu casa, para que coma pan y beba agua." Pero le estaba mintiendo. (1 Reyes 13:18 LBLA)
Cuando recibimos una orden de parte de Dios, El es quien puede cambiar la orden por el Espíritu Santo que mora en nosotros.
Entonces me di cuenta de que ciertamente Dios no lo había enviado, sino que había dicho su profecía contra mí porque Tobías y Sanbalat le habían pagado. (Nehemías 6:12 LBLA)
Algunos se atreven a contratar profetas para desviar al pueblo de la verdad y que sea el factor económico el que los dirija.
Si un hombre, andando tras el viento y la falsedad, hablara mentiras, diciendo: "Os hablaré del vino y del licor", ése sería el profeta para este pueblo. (Miqueas 2:11 LBLA)
Aquí está hablando de que la función profética es para correr la cortina y enseñar lo que Dios desea y no lo que el alma del hombre está buscando.
Veamos a continuación algunos versículos que nos dejan ver la actitud de profetas falsos y que debemos tener presente para no ser sorprendidos y desviados de la verdad.
Después de haber recorrido toda la isla hasta Pafos, encontraron a cierto mago, un falso profeta judío llamado Barjesús, que estaba con el procónsul Sergio Paulo, hombre inteligente. Este hizo venir a Bernabé y a Saulo, y deseaba oír la palabra de Dios. (Hechos 13:6-7 LBLA)
Así dice el SEÑOR acerca de los profetas que hacen errar a mi pueblo, los cuales cuando tienen algo que morder, proclaman: Paz. Pero contra aquel que no les pone nada en la boca, declaran guerra santa. (Miqueas 3:5 LBLA)
Además, entre los profetas de Samaria he visto algo ofensivo: profetizaban en nombre de Baal y extraviaban a mi pueblo Israel. También entre los profetas de Jerusalén he visto algo horrible: cometían adulterio y andaban en mentiras; fortalecían las manos de los malhechores, sin convertirse ninguno de su maldad. Se me han vuelto todos ellos como Sodoma, y sus habitantes como Gomorra. (Jeremías 23:13-14 LBLA)
La cita anterior es para que estemos todo el tiempo en presencia de Dios, que nos tomemos de Su mano sin soltarnos nunca, porque lo que refiere la cita, es sombra de la Iglesia actual.
En medio de ella hay una conjuración de falsos profetas. Como león rugiente que arrebata la presa, así han devorado las almas, han recibido ricas pagas, y han aumentado en ellas las viudas. (Jeremías 23:13-14 LBLA)
Ciertamente en los congresos proféticos, de alabanza, de escatología, de doctrina, etc., deben sufragarse los gastos que esto conlleve; pero eso no significa que le pongan precio al derecho de admisión por escuchar profecías de algún profeta específico o por escuchar a un salmista o ministro en general.
También sucederá aquel día que los profetas se avergonzarán cada uno de su visión cuando profetice, y no se vestirán el manto de pelo para engañar... (Zacarías 13:4 LBLA)
¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, porque de la misma manera trataban sus padres a los falsos profetas. (Lucas 6:26 LBLA)
Entre los que mataron los hijos de Israel, también dieron muerte a espada al adivino Balaam, hijo de Beor. (Josué 13:22 LBLA)

Domingo 09 de Enero de 2011 21:20Apóstol Sergio G. Enríquez O

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright © 2010 ESTUDIOS Y PREDICAS. All rights reserved.