viernes, 13 de enero de 2012

Recuperando Lo Que Se Ha Perdido

La Biblia nos enseña que hace aproximadamente 2000 años empezó el fin, después que Jesús murió en la cruz del calvario y resucitó, empezó el fin y hoy nosotros lo que vemos alrededor del mundo es el final del fin donde se está cumpliendo cada profecía escrita en la Biblia para este tiempo; siendo nosotros los privilegiados en ver ese cumplimiento, como prueba de que Dios cumple lo que habla y también para que nosotros comprendamos que los juicios no son para el pueblo de Dios que verdaderamente busque a Dios con todo su corazón, pero por amor y no por miedo a quedarse y participar de las plagas que vienen sobre la tierra. Aunque a veces los eventos pueden ser tan fuertes que quizá llegarían a confundirnos y pensar que ya estamos viviendo la gran tribulación; como le estaba sucediendo a los de tesalónica; por eso el Apóstol Pablo tuvo que decirles que el fin aun no había llegado:
{gallery}05_galerias/2012/enero/01_06012012{gallery}
2 Tesalonicenses 2:1-10 RV 1960 Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. ¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.
En todo esto lo que debemos resaltar es que el fin no vendrá sin que antes haya un movimiento de apostasía generalizado y se manifieste el hijo de perdición. Pero sobre todo, lo que debemos recordar es que antes de la venida de nuestro Señor Jesucristo, habrá un tiempo maravilloso en la Iglesia de Cristo; un pasaje que nos puede servir para constatar este punto es que el mejor vino, el mejor gozo, es dejado para el último momento, refiriéndonos a las bodas de Caná. De tal manera que si nosotros hemos sido invitados para el último momento sobre la tierra, podremos gozar del mejor vino que Dios trae para Su Iglesia de hoy, una gloria que la Iglesia del principio no conoció porque la Biblia dice que la gloria de la casa postrera será mayor que la primera; esto es lo que nos puede servir de base para confirmar que para nosotros aguardan cosas indescriptibles.
(Malaquías 4:5 LBLA) He aquí, yo os envío al profeta Elías antes que venga el día del SEÑOR, día grande y terrible.
Notemos lo que Dios está prometiendo: antes que venga el día grande y terrible, vendrá el profeta Elías; ahora bien, con esto lo que podemos deducir fácilmente es que esa profecía ya comenzó a cumplirse y hoy estamos viviendo es una especie de traslape de acontecimientos.
(Malaquías 4:6 LBLA) El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo y hiera la tierra con maldición.
Cuando el profeta Malaquías dio esa palabra; fue una palabra específica de lo que habría de venir hacer el profeta Elías; más delante de esta escritura podemos encontrar la explicación a esta profecía, porque entonces el profeta Elías vendrá pero no solamente por una restauración familiar, sino que era el principio de las bendiciones que vendrán para este tiempo.
(Mateo 17:11 LBLA) Y respondiendo El, dijo: Elías ciertamente viene, y restaurará todas las cosas...
El profeta Malaquías profetizó, pero nuestro Señor Jesucristo complementó el trasfondo de la tarea que viene hacer el profeta Elías; ciertamente restaurará la familia, pero quizá ese sea solamente el inicio, porque lo que Jesús dijo es que restaurará todas las cosas; lo interesante es que cuando investigamos en el idioma griego, nos encontramos con lo siguiente, refiriéndonos a la restauración:
G600
ἀποκαθίστημι
apokadsítemi
de G575 y G2525; reconstituir (en salud, hogar u organización):-restablecer, restaurar, restituir.
El punto principal de lo anterior es que está utilizándose el término: restituir; palabra que podemos encontrar en la misma cita anterior, pero en otra versión de la Biblia:
(Mateo 17:11 RV2000) Y respondiendo Jesús, les dijo: a la verdad, Elías vendrá primero, y restituirá todas las cosas.
Esto significa que el profeta Elías viene pero no solamente a restaurar las cosas, sino a restituir las cosas que hayamos perdido, viene de parte de Dios con la orden que nos devuelvan todo lo que nos hayan quitado, lo cual sucederá antes que venga el día del Señor; dicho en otras palabras, estamos viviendo un tiempo de restitución porque el día del Señor está próximo.
De tal manera que si el profeta Elías viene para que recuperemos lo que hemos perdido, entonces necesitamos examinar qué es lo que hemos perdido y para eso, es necesario hacer un inventario de lo que tenemos y de lo que no tenemos porque podemos creer que tenemos algo que lo hemos perdido y no lo notamos porque lo hemos descuidado quizá; pero hoy es un tiempo de restitución de lo que quizá no sabemos que hemos perdido y al recuperarlo entraremos a una dimensión mayor de la que hayamos estado.
Juan 6:39-40 LBLA Y esta es la voluntad del que me envió: que de todo lo que El me ha dado yo no pierda nada, sino que lo resucite en el día final. Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna, y yo mismo lo resucitaré en el día final.
¿Cumpliría nuestro Señor Jesucristo la voluntad del Padre?, la respuesta es sí. Sin embargo, veamos el siguiente versículo:
Lucas 15:4 RV 1960 ¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla?
¿A quién se estaría refiriendo nuestro Señor Jesucristo?, El estaba refiriéndose a un pastor que en determinado momento perdió una oveja; pero no es cualquier pastor porque estaba refiriéndose a El mismo; sin embargo eso no significa que Jesús haya perdido una oveja; pero si pudo suceder que una oveja se saliera del redil y terminara perdiéndose, aunque no fue una perdida eterna porque El la busca y entonces vuelve al redil. El punto es que nuestro Señor Jesucristo pone Su vida misma en ejemplo de una oveja que se había perdido y El sale a buscarla después de haber notado que la había perdido; de tal manera que para poder notar si hemos perdido algo, es necesario que estamos constantemente revisando nuestro campamento y buscar aquello que hayamos perdido hasta que lo recuperemos.
Lucas 19:10 LBLA...porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido.
Este versículo nos deja ver la comisión específica por la que vino nuestro Señor a la tierra; El vino a buscar lo que se había perdido y ha obtenido el mejor de los éxitos que jamás nadie haya tenido ni tendrá.
1 Samuel 4:10-11 RV 1960 Pelearon, pues, los filisteos, e Israel fue vencido, y huyeron cada cual a sus tiendas; y fue hecha muy grande mortandad, pues cayeron de Israel treinta mil hombres de a pie. Y el arca de Dios fue tomada, y muertos los dos hijos de Elí, Ofni y Finees.
Lo que podemos ver en la cita anterior es la perdida de la batalla que tuvo el pueblo de Israel, pero lo más grande que pudieron perder fue el Arca del Pacto, la cual para ellos era un símbolo de victoria, al punto que cuando vemos la historia, llega el momento en el que ellos vuelven a ver el Arca del Pacto y al verla ellos gritaron tan fuerte que la tierra tembló. El Arca del Pacto representaba el arma más fuerte que tenían los israelitas, el Arca del Pacto representa la presencia de Dios como hoy nosotros podemos contar con Su presencia y es nuestra arma más fuerte en todo lugar sin que haya nada que pueda enfrentarnos si verdaderamente tenemos la presencia de Dios en nuestra vida. En todo esto podemos ver que Su presencia también se puede perder como la perdieron los israelitas, como la perdió Sansón y no lo notó sino hasta que tuvo necesidad de su fuerza extraordinaria y no la tenía.
Salmos 51:11 LBLA No me eches de tu presencia, y no quites de mí tu santo Espíritu.
Con este versículo podemos recordar la vida de David, el pecado que había cometido, sin embargo el reconocía que era nada sin la presencia de Dios y por eso le suplica a Dios que no quitara de él Su santa presencia.
Salmos 51:12 LBLA Restitúyeme el gozo de tu salvación, y sostenme con un espíritu de poder.
En el siguiente versículo vemos; aunque no había perdido el Santo Espíritu de Dios, sí había perdido el gozo de la salvación de Dios; eso significa que en algún momento podemos perder el gozo que tuvimos el día de nuestra salvación, aquello que sentimos en nuestro corazón, lo podemos perder. Esto mismo lo podemos medir, cuando vemos que alguien más está siendo salvo, está aceptando a Cristo en su corazón y nosotros no somos conmovidos ante el milagro de un nuevo nacimiento.
Oseas 2:14-15 DHH "Yo la voy a enamorar: la llevaré al desierto y le hablaré al corazón. Luego le devolveré sus viñas, y convertiré el valle de Acor en puerta de esperanza para ella. Allí me responderá como en su juventud, como en el día en que salió de Egipto.
La palabra ACOR, significa: aflicción en extremo, desgracia y desastre. Parafraseando la cita anterior, podemos decir que Dios le está hablando a Israel diciendo: te convertiré del valle de la aflicción, de la desgracia y desastre en puerta de esperanza y ella me responderá como en su juventud. Pero lo que debemos comprender es que está refiriéndose al día en que salió de Egipto, pero lo perdió todo, sin embargo Dios se lo restituirá. Esto trasladado a nuestra vida; podemos decir que podríamos perder nuestra expresión de alabanza, se puede perder la libertad para danzar delante de Dios; pero por medio del profeta de Elías con la instrucción que viene de parte de Dios, seremos restituidos en toda aquella experiencia que hayamos perdido para expresarle a Dios nuestro amor.
Génesis 40:13 RV 1960 Al cabo de tres días levantará Faraón tu cabeza, y te restituirá a tu puesto, y darás la copa a Faraón en su mano, como solías hacerlo cuando eras su copero.
El copero del rey había perdido muchas cosas, pero debemos resaltar 2: su posición laboral y su libertad; aunque dentro de esta historia también podemos obtener mucha enseñanza más, porque si recordamos, José estaba en la prisión con el copero y el panadero; le interpreta el sueño a cada uno de ellos; ellos estaban justamente presos, pero José injustamente lo tenían igualmente preso. Lo interesante es que todo esto es figura de nuestro Señor Jesucristo que fue llevado a la cruz injustamente y lo ponen en medio de 2 personajes que debían pagar por sus hechos delictivos. La situación del copero era que en 3 días seria restituido de lo que había perdido, la situación de Jesús fue que en 3 días El descendería al lago de fuego pero resucitaría para restituirnos todo. De esos 2 ladrones, uno creyó en Jesús y el otro no; eran figura del copero y el panadero; figura de nuestra vida, los que hemos creído en Jesús, seremos restituidos en todo lo que nos hayan quitado tanto lo espiritual como lo material porque podría ser que alguien haya perdido o adormecido un don que Dios le entregó, pero llegó el año en el que se lo restituirán.
Joel 2:25 RV 1960 Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros.
Viene la hora en que recuperaremos el tiempo que hemos perdido, los años que deliberadamente los perdimos, los recuperaremos en el Señor, aquello que perdimos en 10 años, lo recuperaremos en 1 año.
2 Reyes 8:6 LBLA Cuando el rey preguntó a la mujer, ella se lo contó. Entonces el rey le asignó un oficial, diciendo: Restáurale todo lo que era suyo y todo el fruto del campo desde el día que dejó el país hasta ahora.
La mujer a la que se refiere el versículo anterior, se había ido de su tierra a consecuencia del hambre y cuando ella regresó, estaban hablando de ella y es el momento cuando le cuentan al rey su historia y él da la orden que le devuelvan todo lo que había perdido y aun más; todo lo que sus pertenencia pudieron haber producido en los 7 años, también debían devolvérselo; de esa forma nos restituirá Dios con bienes materiales, sin importar el tiempo que haya pasado, Dios lo restituirá porque este año es el año de la libertad.
Jeremías 30:16-17 LBLA "Por tanto, todos los que te devoran serán devorados, y todos tus adversarios, todos ellos, irán al cautiverio; todos los que te saquean serán saqueados, y a todos los que te despojan los daré al despojo. "Porque yo te devolveré la salud, y te sanaré de tus heridas"--declara el SEÑOR-- "porque te han llamado desechada, diciendo: 'Esta es Sion, nadie se preocupa por ella.'"
Seremos restituidos aun de la salud, no solamente de lo material y dones espirituales, con lo cual ya es mucho; pero si alguien ha perdido la salud, también viene tiempo de restitución de salud en el nombre de Jesús porque seremos restituidos en todo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright © 2010 ESTUDIOS Y PREDICAS. All rights reserved.